Sustentabilidad es el sello de la lana de Friendly Wool

Autor: Patricia Osorio

Hace poco más de dos años Emilia Lagos, Paulina Retamal, Josefina Ruiz y Paula Herrera compartían, además de amistad, un proyecto común. Se propusieron idear una forma de rescatar la producción lanera de la región de Aysén.

Para lograr este objetivo primero debieron obtener la certificación Wildlife Friendly, incorporando la participación activa de hilanderas locales, y de esa forma también rescatar oficios tradicionales de la Patagonia, proceso que derivó finalmente en que hace un año aproximadamente naciera Friendly Wool, empresa fundada por estas cuatro socias.

De acuerdo a Emilia Lagos “todas compartimos la motivación de lograr que cada vez más ganaderos de la Patagonia certifiquen sus campos de modo de favorecer la coexistencia de la actividad del hombre y la naturaleza que la rodea. Esto se consigue incentivando la esquila responsable, el manejo de pastizales, el cuidado animal y la eliminación de la matanza de predadores nativos a través del uso de perros de pastoreo” nos señala.

Con esta certificación el ganadero puede agregar valor a su lana y asegura que la misma sea comercializada por Friendly Wool, creando un círculo virtuoso entre el ganadero y la empresa, para ofrecer finalmente un producto único y responsable con el medio ambiente.

Adicionalmente, parte de la motivación que sus fundadoras, es poder motivar e incentivar la hilandería en mano de mujeres que habitan distintas localidades remotas de la Patagonia, brindándoles de esta manera herramientas y capacitaciones para el desarrollo de su actividad, de la mano de un pago con precio justo por su labor.

Friendly Wool ofrece un producto diferenciado, lana de oveja procesada, tanto industrial como manualmente, al respecto Emilia nos comenta “La mayor parte de la lana que se produce en Chile es puesta en fardos y exportada, sin dar ningún tipo de valor a la misma, y limitando el mercado de lana interno. Nosotras intentamos frenar esta tendencia, dando valor a nuestra lana y procesándola para re significarla” señaló.

Actualmente Friendly Wool está trabajando con lana de oveja de raza Corriedale, que es la raza por excelencia de la región de Aysén. Y los formatos de presentaciones son dos: ovillos de 100grs y conos de aproximadamente 900grs. Realizan un hilado simple y doble, los cuales se ofrecen solo en colores naturales, chocolate y crudo.

Además cada ovillo está etiquetado con papel certificado PEFC (certificación forestal) y con etiquetas de tela que tienen impresa la marca de la certificación, la cual puede ser utilizada para coser en las prendas y agregarles valor, ya que de esta forma quedan homologadas.

El proceso de elaboración es muy interesante. El primer lote que se procesó pertenece a una selección de fardos de lana cruda con certificación Wildlife Friendly procedente del Parque Patagonia, ubicado en Valle Chacabuco, en la región de Aysén. En el proceso de certificación de estos campos participó activamente Paula Herrera, quien se desempeñaba como administradora de Ganadería en el Parque.

Posteriormente los fardos de lana cruda certificada se enviaron a lavar a la región del Biobío, ya que no existen lavaderos regionales para estos volúmenes. Una vez lavada y secada, se enfardó nuevamente para envío a hilandería. De esta lana, la mayor proporción se mandó a una hilandería a Santiago y otra proporción se apartó para trabajarla con hilado manual por hilanderas de Puerto Guadal, Mallín Grande y Río Baker en la Carretera Austral.

La lana hilada industrialmente se procesa en conos, los cuales se pasan a madejas de 100 gramos que se lavan y secan nuevamente, ya que de acuerdo a Emilia “no quedamos conformes con el lavado industrial”, para luego ovillarlas y etiquetarlas. Este trabajo lo realiza cada una de las socias manualmente. Sobre el proceso de hilado Emilia nos explica “El porcentaje de lana para trabajar con hilanderas locales es pequeño, ya que aún necesitamos probar el compromiso e interés de ellas en términos de la cantidad a trabajar. Sin embargo, es muy importante no dejar de lado este oficio artesanal que nos habla de los orígenes de la Patagonia como de la fortaleza de la mujer gaucha” nos indica.

Friendly Wool, actualmente están trabajando en el proceso de comercialización a nivel nacional e internacional. Así como ampliar su gama de fibras, agregando al catálogo lana de oveja Merino y Alpaca. Sobre los desafíos Emilia nos comenta “Nuestros desafíos consisten en lograr cada vez más campos certificados, poder incrementar nuestra producción de ovillos, lograr exportar a varios países y comenzar a producir prendas icónicas de nuestra marca. También lograr una mayor cantidad de ovillos hilados a mano, generando así cada vez más oportunidades de trabajo para las hilanderas de la Patagonia”, desafíos no menores, pero que ellas esperan concretar paso a paso.

La lana de Friendly Wool no es solo un producto, sino es un concepto que representa los valores que sus fundadoras quieren transmitir, ofrecer en un ovillo de lana la Patagonia, su gente, sus lagos, montañas y ríos, sustentabilidad, tradición y protección de la fauna y flora nativa.

Se pueden adquirir en Almacén Carretera Austral, ubicado en Avda. Italia 1029, Providencia, de lunes a viernes de 14 a 20 hrs, y sábado a domingo de 12 a 20 hrs.

 
FUENTE: Carretera Austral | Publicado el 15/11/18
 

CLUB DE AMIGOS DE CARRETERA AUSTRAL